Fecha Martes, 24 enero a las 19:11:55
Tema ZONA MUJER


Las relaciones de pareja están llenas de altos y bajos. Aunque haya mucho amor entre ambos, ninguna se salva de tener sus pequeños desencuentros. Y para que el amor vuelva a circular y fluir libremente, lo mejor es conseguir una reconciliación.




¿Quién no ha tenido una pelea con su pareja? Ya sea por celos, por plata o cosas tan pequeñas como qué programa ver a una hora determinada, lo cierto es que todas las parejas han tenido su minuto de enojo con el otro.
Es necesario discutir para que la relación funcione bien. Eso sí, recuerda que las peleas son positivas cuando no llevan insultos, humillaciones ni violencia, cuando se busca una solución y un acuerdo.

Siempre se ha dicho que lo mejor de una pelea es, precisamente, la reconciliación. Muchas parejas, y principalmente los hombres, creen que la mejor forma de reconciliarse con su pareja o quitarse lo enojado es meterse a la cama, hacer el amor y asunto concluido. Sin embargo, ¿es una buena idea buscar una reconciliación a través del sexo? La respuesta es un categórico: “No, en absoluto”

Es importante distinguir entre concluir la reconciliación con un buen “broche de oro”, que el terminar la pelea a través del sexo.

Hay varias razones por las que lo anterior no es conveniente, y es que hay cosas que no podemos ni debemos hacer y entre las que no debemos, está la de atribuirle al sexo poderes que no tiene. Pues la reconciliación en esas circunstancias durará muy poco. De hecho, no existe ninguna relación sexual que pueda sanar estas heridas de una manera real y profunda.

Esa satisfacción que se siente no es más que una solución, y una ilusión que puede desencadenar en un conflicto mucho peor en un futuro. Es como un reloj de arena: se acumula y acumula resentimiento, hasta que finalmente desencadena en un problema mucho mayor.

¿Cómo lograr una buena reconciliación?
Las relaciones se forman cuando hay dos personas de acuerdo que desean estar juntas, y los esfuerzos no pueden depender de una sola. Sin embargo, sí depende de uno de dar el primer paso para lograr reconciliarse. Por eso, ten en cuenta los siguientes consejos:

 

  • No dejes que pase mucho tiempo entre la pelea y la reconciliación.

     

  • Hay que tener claro que el sexo no es la solución. De hecho, es recomendable postergar los encuentros hasta que el conflicto haya sido solucionado.

     

  • Debes estar dispuesta reconocer tu parte de responsabilidad en el problema que tuvieron, pues para enojarse se necesitan dos. Una vez que has logrado esto ya puedes pensar en hablar con tu compañero.

  •  

  • Ten en cuenta que el perdón es un proceso primordialmente personal. La única manera de lograrlo es mediante el ejercicio de la razón y la voluntad. No es posible que la reconciliación se logre sin tener claro el por qué estamos perdonando.

     

  • Cuando te decidas a llamarlo, debes olvidarte de tu orgullo, pues en el amor no hay lugar para pensamientos egoístas, donde el otro tenga que asumir una culpa que recae sobre ambas partes. Es necesario, que estés dispuesta a perdonar si él cometió el error, o a pedir perdón si fuiste tú.

     

  • Recuerda que el tono que utilices para tratar de arreglar las cosas debe ser el más conciliador posible, pues la sensibilidad de él estará dispuesta a sentirse ofendida en cualquier momento, al igual que la tuya. Sé muy suave y exprésale lo que sientes, dile que lo extrañas, que deseas verlo y que quieres hablar de lo que sucedió. En estos casos es mejor ser directa para no confundir a la otra persona, y para no perder tus ideas.

     

  • Intenta mantener una actitud no de reproche, sino más bien tratar de llegar a un acuerdo. Es muy importante que si el error más grande fue cometido por él, tú no vengas con reproches o a retomar el dolor que te causó, es mejor ver hacia adelante y estar dispuestos ambos a perdonar las equivocaciones del otro, así como de querer olvidar todo lo malo que ha pasado hasta ahora.

     

  • Si todavía sientes rencor, trata de eliminarlo, y si la confianza que le tenías se rompió trata de recuperarla, pues una relación que no pueda apoyarse en la confianza hacia el otro y donde existen resentimientos no es sana. Así sólo conseguirás hacerte más daño tú y causarle dolor a la persona que quieres, por lo que tal vez no sea el momento.

     

  • No te preocupes si te rechaza en un primer momento, pues tal vez más adelante, cuando esté preparado quiera hablar contigo. No lo presiones, pues los hombres se alejan cuando se sienten atacados o asediados. Dale tiempo al tiempo y piensa bien las cosas.
    Por último, si ya has dado todo de tu parte que vuelvan a estar juntos, pero él no quiere escucharte, aunque sea doloroso, resígnate y déjalo atrás. Vive de cara al futuro y cambia de dirección.


  • Marlies Huenchuñir

  • terra.cl 


  •  







    Este artículo proviene de DeColchagua.cl : "El Portal del Valle de Colchagua"
    http://www.decolchagua.cl

    La dirección de esta noticia es:
    http://www.decolchagua.cl/modules.php?name=News&file=article&sid=1378