Kala-Azar, Enfermedades de

¿QUÉ ES?

Afectación visceral por Leishmanias, parásitos que se transmiten por la picadura de tábanos, que cogen la enfermedad de enfermos y de animales, principalmente perros y roedores.
Desde la picadura hasta el inicio de los síntomas pasan de 4 a 6 meses de media.
No todas las especies de leishmania producen esta enfermedad.
Infrecuente en España, más frecuente en países del sur del mediterraneo (L. donovani infantum) y todo latinoamérica (L. donovani chagasi).
Frecuente y grave en el Africa subsahariana y en la India (L. donovani donovani).

CAUSAS

Transmisión de unas especies concretas de leishmanias desde un paciente o el perro a través de la picadura de un tábano.
La transmisión directa entre humanos es muy rara.

SINTOMAS

Inicio agudo o insidioso de los síntomas.
Fiebre alta con escalofríos y sudoración.
Debilidad general.
Pérdida de peso.
Tos.
Diarrea.
Esplenomegalia importante (agrandamiento del bazo -en el abdomen a la izquierda-), dura y no dolorosa.
Oscurecimiento de la piel, sobre todo en las manos, pies, abdomen y sienes.
Ganglios inflamados por todo el cuerpo.
Son frecuentes las hemorragias nasales y gingivales (de las encías). El paciente se va consumiendo y muere en un plazo de meses a dos años.

FACTORES DE RIESGO

Vivir en zonas con presencia de los tábanos implicados.
Convivencia con perros afectados (en ellos produce llagas carnosas, sobre todo en el hocico).

PREVENCION

Evitar el contacto con los tábanos (mosquiteras, repelentes, insecticidas).
Sacrificar a los perros afectados.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

El diagnóstico se realiza, en el contexto epidemiológico adecuado, mediante un análisis de sangre.
El tratamiento es médico.

Medicación

Inyecciones diarias de un compuesto específico, durante 15 días en el caso del Kala-Azar mediterráneo.
Puede ser necesario repetirlas al cabo de seis meses.
El Kala-Azar africano y asiático requieren un mínimo de 30 días de tratamiento.

POSIBLES COMPLICACIONES

Rotura del bazo.
Infecciones intercurrentes.


PRONOSTICO

Con un diagnóstico precoz y tratamiento adecuado, curan entre un 95 y un 98%.
El africano y asiático tienen peor pronóstico; con tratamiento recaen hasta un 10%, usualmente antes de seis meses.
Sin tratamiento, la mortalidad se puede acercar al 90%.


Kawasaki, Enfermedad de

¿QUÉ ES?

Enfermedad exantemática (que produce una erupción rojiza).
Aparece en niños menores de cinco años.

CAUSAS

Infecciosa, de agente desconocido, parece deberse a microbios productores de toxinas (estrepto o estafilocócicos), que provocan una reacción desmesurada del aparato inmunitario.

SINTOMAS

En los primeros diez días aparecen (no tiene por qué ser simultáneamente):

Fiebre.
Conjuntivitis.
Enrojecimiento e inflamación de palmas y plantas.
Erupción cutánea polimorfa (rojiza, manchas tanto pequeñas como grandes, que cambian de día a día), generalmente pruriginosa (que produce picor).
En una segunda fase, subaguda, que dura hasta la tercera semana, aparecen:
Descamación (pérdida de las capas superficiales de la piel) de manos y pies.
Aparición de dilataciones arteriales palpables (bultos que palpitan debajo de la piel.)

FACTORES DE RIESGO

Desconocidos.

PREVENCION

No hay.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

El diagnóstico se realiza mediante los signos y síntomas clínicos. Requiere un cierto grado de sospecha por parte del pediatra.
Se deberán hacer análisis de sangre, orina, pruebas cardiacas y otras, según el cuadro clínico.
El tratamiento es médico.

Tratamiento
El tratamiento deberá realizarse en un hospital, para prevenir las complicaciones cardiacas.

POSIBLES COMPLICACIONES

En la fase aguda pueden producirse afectación articular, cardiaca, cerebral o hepática.
En la fase subaguda pueden presentarse dilataciones de las arterias coronarias, infarto agudo de miocardio y afectación articular.
Pueden quedar como secuelas definitivas, lesiones coronarias y de las articulaciones.

PRONOSTICO

Si se trata a tiempo, y se evitan las complicaciones cardiacas, bueno.


Kwashiorkor, Enfermedad de

¿QUÉ ES?

Es una forma especial de malnutrición, en la que el aporte de calorías es adecuado, pero el de proteínas insuficiente.
Raro en nuestro medio, donde la desnutrición suele ser mixta.
Se presenta en niños de dos a cinco años de edad.

CAUSAS

Alimentación pobre en proteínas.
Es típica en los países subsaharianos al tener la madre otro hijo y destetar al enfermo (la principal fuente de proteínas para los lactantes africanos es la leche materna), pasando a alimentarlo sólo con cereales.
Al faltarles proteínas, el agua de la sangre se sale hacia la piel, por lo que se hinchan (son los niños con barriga de los noticiarios).

SINTOMAS

Los pequeños presentan edemas (hinchazón) progresiva en los miembros, cara y abdomen.
Alteraciones del cabello; fragilidad y decoloración.
Irritabilidad.
Hepatomegalia (hinchazón del hígado), que contribuye al hinchamiento del vientre.
Importante atrofia muscular, que contrasta con el aspecto regordete por los edemas.
Poco apetito (los hidratos de carbono son los que calman la sensación de hambre).

FACTORES DE RIESGO

Pobreza no extrema.

PREVENCION

Alimentación equilibrada.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza mediante la exploración.
Se realizarán análisis de sangre y orina, para determinar la profundidad del déficit.
Se descartarán problemas digestivos que puedan impedir la absorción de proteínas.

Tratamiento


El tratamiento se realizará en centros especializados, por personal competente.

Sus objetivos serán suprimir la causa de la desnutrición y recuperar el estado nutritivo adecuado.

Pasa por tres fases:

Una fase inicial, de corrección de los desequilibrios más graves, mediante alimentación parenteal (mediante sueros).
Una fase de realimentación, en la que se emplearán fórmulas especiales en papilla por sonda nasogástrica.
Una fase de rehabilitación, en la que se volverá a la alimentación oral normal.

POSIBLES COMPLICACIONES

Insuficiencia multiorgánica (riñones, corazón, hígado, ...), que conduce a la muerte o a deficiencias permanentes.
Sobreinfecciones frecuentes y graves por la falta de defensas.

PRONOSTICO

Dependerá de la profundidad de la desnutrición.
Pueden quedar secuelas cerebrales, musculares, renales o hepáticas.