Reflujo gastroesofagico

¿QUÉ ES?

Es la inflamación del esófago resultante del movimiento del líquido formado por ácido y otros contenidos que retrocede (reflujo) hacia el esófago desde el estómago.
Esto se puede producir con o sin un debilitamiento de la válvula de unión del esófago y el estómago (hernia de hiato).

CAUSAS

Se desconoce la causa subyacente.

SINTOMAS

Los síntomas descritos a continuación se desarrollan normalmente una hora o más tras la ingesta de alimentos, empeorando con la misma y al tumbarse.

Quemazón en el tórax (sensación de quemazón en la zona del corazón y detrás del esternón).
Puede confundirse con los síntomas del ataque al corazón.
Eructar, con sensación de acidez.
Dificultades al tragar (raro).

FACTORES DE RIESGO

Debilidad congénita en la zona muscular del diafragma a través del cual pasa el esófago vaciándose en el estómago.
Daños abdominales que puedan causar una presión muy grande llegando a rasgar algunas partes del diafragma.
Estreñimiento crónico y fatiga al realizar evacuaciones intestinales.
Obesidad.
Embarazo.
Fatiga constante o tirones de los músculos abdominales al levantar pesos.
Tabaquismo.
Edad superior a 50 años.

PREVENCION

Evite acostarse justo después de las comidas.
Evite las comidas muy copiosas.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

Diagnóstico
Para su diagnóstico es preciso realizar un detallado examen físico y del historial del paciente
Análisis de sangre, rayos X, endoscopia, manometría esofágica (estudio de las presiones dentro del esófago) y análisis de perfusión de ácidos (al introducir ácido en el esófago se reproducen los síntomas).
Se deberá, en su caso, descartar un cáncer subyacente.

Tratamiento
Los objetivos primordiales del tratamiento son aliviar los síntomas, así como prevenir y manejar las complicaciones.
Se optará por la cirugía sólo en casos muy graves, en casos con complicaciones o en aquellos casos que no respondan a la terapia convencional.
Al dormir, eleve la altura de la cabeza de 10 a 15cm. Para ello coloque unos ladrillos bajo las patas de la cabecera de la cama.
Si fuma, déjelo.
No lleve pantis apretados, fajas, cinturones o ropa interior ajustada.
No se fatigue al obrar o levantando pesos ni contenga la micción en exceso.
Pierda peso si le sobra.

Medicación
Antiácidos:
Éstos resultan más efectivos para algunas personas cuando los toman 1 hora antes de las comidas y a la hora de dormir.
Para otras personas, resultan más útiles 1 ó 2 horas después de las comidas y a la hora de dormir.
Son la medicación de elección para este transtorno.
Los bloqueantes de los receptores H2 (cimetidina y derivados) y los inhibidores de la bomba de protones (omeprazol y sus derivados) inhiben ambos la producción de ácidos.
Resultan muy efectivos, pero al anular la secrección fisiológica (natural) de ácidos, deben reservarse para casos más rebeldes.
Puede prescribírsele una medicación que acelere el vaciado gástrico.

Dieta
No coma justo antes de acostarse.
Realice comidas escasas y frecuentes: de 5 a 6 comidas ligeras en lugar de 2 ó 3 comidas copiosas.
Evite los alimentos especiados, los cítricos, los tomates, la cafeína y el alcohol.
Coma menos grasas y más proteínas.

POSIBLES COMPLICACIONES

Sangrado del esófago: éste puede llegar a ser importante, llevando incluso al shock.
Confusión con un ataque al corazón. ¡Pero, recuerde que se pueden dar las dos enfermedades juntas!
Estenosis (estrechamiento) del esófago.
Posible cáncer de esófago.


PRONOSTICO

Los síntomas pueden ser normalmente controlados.
En caso de que los síntomas no puedan ser controlados y que aparentemente una irritación del esófago esté causando cicatrización y úlcera, tal situación podrá corregirse mediante la cirugía, aunque en la mayoría de los casos no es necesaria.


Refriado común

¿QUÉ ES?

Infeccion viral contagiosa de las vías respiratorias altas (nariz, garganta, senos nasales, oídos, trompas de Eustaquio, laringe).

CAUSAS

Más de cien tipos distintos de virus que se transmiten por vía aérea: desde las secrecciones de un enfermo que quedan suspendidas en el aire, hasta que son respiradas por otra persona.


SINTOMAS

Dolorimiento general.
Mucosidad nasal, primero como agua y luego amarillenta.
Molestias al tragar.
Tos no productiva de esputo.
Fiebre ligera o sin fiebre.
Fatiga.
Ojos llorosos.
Pérdida de apetito.

FACTORES DE RIESGO

Invierno.
Niños hasta los siete, ocho años.
Lugares de hacinamiento o muy concurridos (escuelas, cuarteles, oficinas, grandes almacenes, ...).

PREVENCION

Lavarse las manos, sobre todo después de sonarse la nariz.
En los primeros 2-4 días evitar contacto con otras personas.
No ir a sitios muy concurridos.
Tomar alimentos ricos en vitamina C, como cítricos o verduras.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

Diagnóstico

Se realiza por la clínica.
En casos especiales, cuando se precise descartar otros procesos, se recurrirá a otras exploraciones (radiografías o análisis de laboratorio).

Medidas Generales
Usar humidificador.
Aspirar el moco nasal en los niños pequeños.

Medicación
Para calmar los síntomas: descongestionantes, antihistamínicos, gotas nasales, antitusígenos y vitamina C en grandes dosis.
Tomar antibióticos sólo por prescripción médica.

Actividad
Reposo en cama o domicilio los primeros días, sobre todo en los niños y si hay fiebre o gran malestar general.

Dieta
Tomar líquidos, mejor calientes.
Para la irritación de las vías respiratorias, las infusiones calientes con miel y los caramelos pueden ser útiles.

POSIBLES COMPLICACIONES

Sobreinfecciones bacterianas (aprovechando la inflamación y disminución de defensas que producen las infecciones víricas) de oídos, garganta o pulmones.

PRONOSTICO

Recuperación espontánea en 7-14 días.
Atención a las personas de la tercera edad o con problemas pulmonares o cardiacos.


Retinopatía diabética

¿QUÉ ES?


La proliferación y afectación de los vasos sanguíneos del interior del ojo por la diabetes mellitus produce la retinopatía diabética.

CAUSAS

La diabetes es una enfermedad general que tiene como complicación más importante la pérdida de visión.
El exceso de azúcar (glucosa) en la sangre provoca lesiones importantes en los vasos sanguíneos de todo el organismo.
Dichas lesiones se manifiestan con especial intensidad a nivel de la retina, lo que provoca la aparición de la denominada retinopatía diabética.
Su aparición está en relación con el tiempo de evolución de la diabetes y con el grado de control de las cifras de glucemia.
Cuantos más años de evolución y cuanto peor sea el control, mayor afectación de la retina.

SINTOMAS

La retinopatía diabética se divide en dos tipos:

La retinopatía diabética no proliferativa, en la que la visión disminuye por una alteración de la zona central de la retina denominada mácula.

La pérdida de visión es relativamente rápida, y continua.
Afecta primero la visión de día y fina.
Finalmente la visión se reduce a los contrastes entre luz y sombras, y a las formas de las cosas.
La retinopatía diabética proliferativa , en la que la visión disminuye por la aparición de hemorragias y nuevos vasos sanguíneos en el interior de la cavidad vítrea (cámara posterior del ojo).
La pérdida de visión se produce por etapas, según se van produciendo las hemorragias, notándose zonas borrosas en el campo visual, que se van ampliando en tamaño y número.
Provoca con gran frecuencia desprendimientos de retina.

FACTORES DE RIESGO

Diabetes Mellitus mal controlada.

Otros factores que afecten a los vasos sanguíneos, como:

Tabaquismo.
Obesidad.
Hiperlipidemia (colesterol elevado).
Hipertensión arterial.

PREVENCION

Un óptimo control de la diabetes es la mejor medida preventiva posible, aunque no evitará la aparición de esta complicación, pero la retrasará y ralentizará su evolución en gran medida.
Deberán controlarse también los otros factores de riesgo ya mencionados.
Para prevenir la disminución de la visión, es necesario realizar controles oftalmológicos a todos los pacientes diagnosticados de diabetes, aunque refieran tener una buena agudeza visual.
Las alteraciones de la visión, cuando se presentan, ya indican un avanzado estado de la enfermedad y en la mayoría de los casos, la actuación médica sólo puede ir dirigida a mantener la situación, pero no a mejorarla.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

Idealmente, el diagnóstico se realizará antes de que se noten deficiencias visuales, mediante exámenes oculares periódicos.

En algunos pacientes, una exploración clínica normal no es suficiente para valorar de forma correcta las lesiones que presentan y es necesario realizar una angiografía con fluoresceína para concretarlas.
Cuando la retinopatía diabética se diagnostica de forma precoz, existen métodos eficaces para evitar el deterioro visual.
Tratamiento

El tratamiento de la retinopatía diabética se basa en primer lugar en el estricto control de las cifras de glucemia.
Para conseguir este objetivo, es fundamental la labor del médico de cabecera y/o endocrinólogo, así como la colaboración del paciente.

Hoy en día, la técnica más eficaz para del tratamiento de la retinopatía diabética es la fotocoagulación con láser de Argón.

El tratamiento con láser debe ser lo más precoz posible y consigue detener el desarrollo de la retinopatía.
Existen diversas técnicas de fotocoagulación y el oftalmólogo sentará la indicación dependiendo de la situación de cada paciente.
En muchos casos es necesario realizar varias sesiones de láser para completar el tratamiento.

Otra posibilidad es la Vitrectomía, (técnica quirúrgica en la que se substituye el humor vítreo, gel que rellena la parte posterior del ojo, por un polímero artificial) que se utiliza por ejemplo cuando las hemorragias vítreas no se reabsorven al cabo de un tiempo determinado.

POSIBLES COMPLICACIONES

La incidencia de ceguera por retinopatía diabética ha aumentado en los últimos años gracias a la mayor expectativa de vida de los pacientes diabéticos, siendo necesario por lo tanto, progresar en el diagnóstico precoz de las complicaciones oculares de la diabetes.

Las complicaciones más frecuentes de la retinopatía diabética son:

La hemorragia vítrea:
sangrado dentro del ojo
se ve rojo y difuminado
puede dejar manchas permanentes que dificultan la visión.
El desprendimiento de retina:
La capa que capta la luz en el fondo del ojo se rompe, despegándose: visión borrosa y cambiante
si no se soluciona rápidamente, los receptores de la luz mueren, quedando la zona desprendida ciega
si se afecta la mácula (zona de la visión más fina), la pérdida de vista es muy importante

PRONOSTICO

Detectada a tiempo es controlable, aunque no recuperable.


Reye, Síndrome de

¿QUÉ ES?


La infrecuente secuela de una infección en niños y adolescentes que interesa al cerebro y a otros órganos principales, como hígado y riñones.
Es un desarreglo hereditario del metabolismo de las porfirinas.
Las porfirinas son productos del metabolismo de la hemoglobina, entre otras proteínas corporales, y estas enfermedades provocan su acumulación.

CAUSAS

Desconocidas.
En general, este síndrome aparece después de una infección víral.
Algunos estudios lo conectan al uso de la aspirina durante una enfermedad viral, especialmente la varicela y la gripe.

SINTOMAS

Confusión.
Letargo.
Cambios de la personalidad.
Convulsiones.
Debilidad y parálisis en una pierna o un brazo.
Visión doble.
Dificultades de dicción.
Pérdida auditiva.
Amodorramiento progresivo hasta el coma.

FACTORES DE RIESGO

Antecedentes familiares de porfiria.
El uso de drogas como píldoras anticonceptivas, alcohol, barbitúricos, no causa la enfermedad pero puede propiciar ataques.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

Diagnóstico
Historial y reconocimiento por un médico.
Análisis de sangre o de la función hepática y un análisis del líquido cerebroespinal.

Tratamiento
Medidas generales
Ninguna en especial.

Medicación
Su médico puede recetar:

Líquidos por vía intravenosa.
Drogas anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos de sangre durante una permanencia prolongada en cama.
Drogas como la dexametasona para reducir la inflamación cerebral.
Antibióticos para tratar las eventuales infecciones bacterianas secundarias.

Actividad
Si es necesario, guardar cama hasta que remita la etapa aguda.
Se puede leer o mirar la televisión.
Después, se pueden retomar gradualmente las actividades normales.

Dieta
Ninguna en especial.

POSIBLES COMPLICACIONES

Lesión cerebral permanente, coma o muerte provocadas por la presión sobre el cerebro.
Lesiones en otros órganos afectados, como insuficiencia renal o hepática.

PRONOSTICO

Con tratamiento, el 80% de los pacientes sobrevive.
La mayoría se recuperan por completo aunque algunas veces quedan lesiones cerebrales de distinta importancia.


Rubeola

¿QUÉ ES?

Es una enfermedad vírica exantemática (que produce una erupción) de la niñez que puede provocar en el feto graves malformaciones congénitas si la madre lo padece durante el embarazo.
Para el niño o adulto no reviste gravedad.


CAUSAS

Infección por el virus de la rubeola.

SINTOMAS

La enfermedad en el niño o adulto aparece como un síndrome gripal: malestar general, febrícula o fiebre de poca intensidad, ganglios dolorosos a los lados del cuello.

Al cabo de uno a dos días aparece una erupción:

manchas rojo pálido
poco intensas
pequeñas
duran unos tres días
se inicia en la cabeza y progresa hacia los pies, siendo más intensa en el tronco
se aclara sin descamación.
No produce picor ni molestias especiales.
Los defectos congénitos que pueden aparecer y que conforman el síndrome congénito de rubeola, son:

Defectos del ojo, con pérdidad de la visión y ceguera.
Defectos en los oidos, con pérdida de la audición.
Defectos del corazón.
Defectos cerebrales con retraso mental y a veces parálisis cerebral.
Los niños aprenden muy lentos a caminar y a hacer tareas sencillas.
Pueden tener bajo peso al nacer, diarrea, neumonía o meningitis.
A veces aparecen manchas rojas-púrpura en cara y cuerpo.

FACTORES DE RIESGO

Situaciones que facilitan el contagio de las gestantes:

Aglomeraciones.
Trabajo con niños.


PREVENCION

La inmunización activa o vacunación antes del embarazo es totalmente efectiva.
Como mínimo debe producirse tres meses antes del embarazo, para poder asegurar su efectividad.
Actualmente está incluido en los calendarios vacunales escolares, administrándose a las niñas antes de la menarquía (la primera menstruación, sobre los 12 a 14 años, según comunidad autónoma).
La vacunación se realiza mediante virus vivos atenuados, por lo que se recomienda que en la semana siguiente a la misma se evite el contacto con embarazadas, como medida añadida de seguridad.

DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO

El diagnóstico clínico es difícil por la poca intensidad y duración de la erupción. Se puede saber si una persona ya la ha sufrido, y por tanto es inmune o no, mediante un análisis de sangre.

No existe tratamiento eficaz. El tratamiento del Síndrome Congénito de la Rubeola será el de sus complicaciones.

POSIBLES COMPLICACIONES

El contagio del feto con el consiguiente Síndrome Congénito de la Rubeola.

PRONOSTICO

La rubeola cura sin problemas en cuatro días.
El Síndrome Congénito de la Rubeola es definitivo.