..::ATRACTIVOS CULTURALES

CASA DEL PILAR DE ESQUINA

Inmueble localizado en la calle Estado Nº 682 al 684 de la ciudad de Rancagua. Se desconoce la fecha exacta de su construcción. Las primeras referencias acerca de su dominio se remontan a 1812, año en que el diputado por Rancagua al Primer Congreso Nacional de 1811 don Fernando Errázuriz, la vende al Maestre de Campo don Andrés Baeza de Soto y Córdova, quien a su vez, la vende en el año 1845 a don Floro Cuadra.

El inventario del inmueble realizado en el año 1873, señala que la propiedad de 4.850 m2 contenía una casa de dos pisos, seis departamentos, cinco patios y una huerta. Entre los años 1873 y 1945, sufre una serie de subdivisiones. En 1946 pasa a ser dominio de los esposos Flores - Moreno, quienes instalan en su interior

un Museo Histórico con objetos pertenecientes a los próceres O'Higgins, San Martín, Manuel Rodríguez y Las Heras, los cuales dieron origen al actual Museo de la Patria Vieja de Rancagua.

La edificación actual, arquetipo de la arquitectura colonial, está emplazada en cimientos de bolón y sobrecimientos de ladrillo y muros de adobe de 1 mt. de espesor, envigado de madera de entrepiso de gran escuadría colocados a 0,55mt. del eje, enmaderación de la techumbre en roble y sobre ella encoliguado amarrado en cuero para recibir el barro de paja de la cubierta de teja de arcilla hecha a mano, estructura que corresponde a los cuerpos originales del inmueble que conforman la Esquina, en edificación continua, de dos pisos por la calle Estado, y en un piso hacia la calle Ibieta, y en cuyo interior se conserva aún parte de su patio principal.

En el año 1952, la Dirección de Archivos, Bibliotecas y Museos, adquiere la propiedad junto a la colección de objetos históricos que contenía, y reabre el lugar con el nombre de Museo de la Patria Vieja de Rancagua que funcionó en el lugar hasta mediados de 1970, fecha en que es trasladado a la casa colonial ubicada en calle Estado Nº 685 y que enfrenta a la Casa del Pilar de Esquina.
Actualmente, el inmueble ha sido restaurado, utilizándose para diferentes tipos de exposiciones.

El entorno de construcciones colindantes a la Casa del Pilar de Esquina : Museo de la Patria Vieja de Rancagua y Plazuela Santa Cruz de Triana, otrora plaza de la antigua Iglesia de San Francisco, han sido declarados Zona Típica por Decreto Supremo Nº 725 del 24.01.80, del Ministerio de Educación, por cuanto se constituye en el lugar histórico mejor preservado de la ciudad.



PLAZA DE LOS HEROES

Comprende el trazado efectuado por Don José Antonio Manso de Velasco en 1743, año en que se funda la Villa Santa Cruz de Triana. En este lugar se desarrolló en 1814 la histórica resistencia de los patriotas asediados en los cuatro costados de la plaza por las tropas realistas, al mando del Coronel Don Mariano Osorio.

En el centro de la plaza se ha erigido un monumento ecuestre en honor al General Bernardo O'Higgins, que recuerda este importante acontecimiento histórico. En el frente hay un gráfico de bronce que presenta el alineamiento de las tropas realistas y patriotas.

 



IGLESIA CATEDRAL

Ubicada frente a la Plaza de los Héroes, fue escenario el 1º y 2 de Octubre de 1814 de sangrientas y conmovedoras luchas. El 29 de Noviembre de 1861, el Supremo Gobierno decretó la reedificación de esta iglesia, originalmente construida en 1775, aprobando planos y presupuestos del arquitecto Herbage, el mismo que proyectó las Iglesias de La Serena, Concepción y San Ignacio de Santiago.

La obra fue terminada por el arquitecto italiano Eusebio Celli, quien rectificó la construcción sobre el estilo dórico, diseñando sus dos torres.
 



IGLESIA DE LA MERCED

Se ubica en la calle Estado esquina calle Cuevas. Fue fundada por la Orden Mercedaria en un solar que el Cabildo les concede a una cuadra al norte de la actual Plaza de los Héroes con el nombre de Convento de San Ramón Nonato de Santa Cruz de Triana.

En los primeros años de su existencia tiene el carácter de Hospicio. En los años 1877, 1885 y 1889 la Iglesia y Convento fueron sometidos a reparaciones principalmente en revoques y en la cubierta de tejas. Pero la mayor intervención la constituye la decoración de la nave en estilo renacentista, realizada por el arquitecto don Ignacio Cremonesi.

En su interior, la Iglesia, presenta muros lisos de color blanco. El cielo muestra un entablado en artesón que deja a la vista los nudillos y pares de la techumbre. Las ventanas están colocadas en la mitad superior de sus muros. La torre está adosada a la nave, en el mismo plano de la fachada principal. Su alto dado, de planta cuadrada, contiene a la escalera que conduce al coro y a la plataforma del tambor superior que aloja las campanas.

Este tambor, de madera, es octagonal, techado por un chapitel curvo, de ocho faldones forrado en láminas de cobre.

Durante el 1º y 2º de Octubre de 1814 ocupó un lugar destacado en la batalla librada entre patriotas y realistas, conocida como Sitio de Rancagua. La historia señala que desde su torre central, el General don Bernardo O'Higgins Riquelme, dirigió la heroica defensa del lugar. La Iglesia testigo de este hecho de armas, es la actual en sus rasgos externos, con excepción de una posible modificación efectuada en la forma de su torre, reconstruida en el año 1857.

El entorno de la manzana donde se encuentra emplazada la iglesia no ha variado en formas y estilos lo cual le ha valido el título de ser declarada Zona Típica por el Ministerio de Educación, según Decreto Supremo Nº 8 del 07.01.74. La Iglesia fue declarada Monumento Nacional mediante Ley Nº 10.616 del 11.11.54. Su estado de conservación es bueno y puede ser visitada diariamente.

 



CAPILLA Y PATIOS HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS DE SAN FERNANDO
Estas edificaciones se localizan en la calle Negrete de la ciudad de San Fernando. La construcción de sus primeros cuerpos datan del año 1848-1850, cuyas obras quedaron temporalmente inconclusas por falta de recursos.

En el año 1872, llega a San Fernando un grupo de ocho religiosas pertenecientes a la Congregación de las Hijas de la Caridad para organizar el Hospital, y atender a los enfermos.

En el año 1878 bajo la tuición de Sor Julia que asume la dirección del mismo, se amplia su construcción, y en el año 1884 con fondos donados por doña Mercedes Gómez vda. de Valenzuela, se inicia la construcción de la actual Capilla, que quedó totalmente concluida en el año 1889. En el año 1890 se instala el altar gótico, donación anónima tallado en madera de encina.

La Capilla está situada de oriente a poniente. Tiene acceso directo desde la calle, y hacia el sur la cierra su patio principal. Se destaca por su volumen alto de 16 mis., algo angosto de 14 x 37,5 mts., y por el tratamiento gótico de sus fachadas caracterizadas por la cuidada factura de sus aparejos y decoraciones de ladrillo a la vista.

El interior de esta capilla presenta una sola nave neogótica de cielo listonado con estuco de yeso, cuya altura no alcanza a expresar plenamente el ímpetu ascensional que caracterizó al gótico.

Hasta la fecha se desconoce el nombre del arquitecto que la proyectó, en virtud a que el incendio que afectó al Hospital en el año 1935 destruyó toda la documentación existente. Se atribuye esta obra a Teodoro Burchard, secundado por el constructor José Rudocindo Ortíz.

La Capilla pertenece al Hospital San Juan de Dios, bajo la administración del Servicio Nacional de Salud, y eclesiásticamente depende de la Parroquia de San Agustín, del Obispado de Rancagua.

El conjunto hospitalario y capilla está emplazado al norponiente de la ciudad de San Fernando, en un entorno rodeado de casas bajas y huertos que constituyen el antiguo barrio residencial, muy próximo a la Casa de Lircunlauta.

El estado de conservación del inmueble es precario por cuanto el terremoto del año 1985, le ocasionó serios daños en su estructura. La Capilla está al servicio de oficios religiosos.

Declarados Monumento Nacional, mediante Decreto Nº 936, del 16.11.84, del Ministerio de Educación.

 



IGLESIA Y CLAUSTRO DE SAN FRANCISCO DE SAN FERNANDO

Se encuentran ubicados en la Avda. Manuel Rodríguez esquina de Valdivia frente a la Plazuela Manuel Rodríguez.

El origen de su fundación se remonta a Octubre de 1744, fecha en que llega un grupo de ocho misioneros jesuitas que levantan su casa misional a dos cuadras aproximadas al sureste de la Plaza Mayor que ya albergaba a una pequeña iglesia parroquial.

El 2 de Abril de 1750, la Compañía de Jesús funda un colegio anexo a su residencia, y el 8 de Mayo de 1755 bajo la advocación de San Miguel Arcángel, se da comienzo a la construcción de una iglesia de cierta dimensión.

El templo en un principio de cal y ladrillo, compuesto de tres naves y dos torres que enmarcaban el frontispicio no quedó terminado, por cuanto la Orden de los Jesuitas fue expulsada en el año 1767. La iglesia, el colegio y la residencia fueron cedidos por las autoridades de la época a cambio de otros terrenos, a la Orden Franciscana que dio término a la obra.

En el año 1891 se demolió el templo para dar comienzo sobre gran parte de la estructura de sus cimientos a la construcción del actual, cuyas obras se iniciaron el 17 de Diciembre del mismo año bajo la dirección de Fray Juan Bautista Labra. Esta nueva construcción se levantó gracias al aporte de feligreses.

Las principales características arquitectónicas del templo es una superficie basilica de 973,84 mts., compuesta de tres naves separadas por dos arquería que acotan la nave central de 8 mts., de ancho más 2 naves laterales de 4 mts., de ancho que constituyen los espacios de circulación que rematan en sendos altares, y una torre de 32 mts., de alto cuya cúpula ajena a la concepción estilística del templo (gótico-románico), fue construida en el año 1930 dado que la original mucho más alargada se desplomó junto a las dos torrecillas que se erigían a ambos costados del templo por efectos del terremoto de 1928, que azotó a la ciudad.

Adosado al costado oriente del templo se encuentran los restos del convento, edificación de dos pisos de 30,8 mts., de largo de fachada, y 12,40 mts., de ancho cuya construcción de ladrillo a la vista da una forma armoniosa al conjunto.

El entorno donde se emplaza la Iglesia y Claustro de San Francisco, cuya masa domina la volumetría del sector bajo resaltada por la perspectiva que le abre la plazuela colindante, se constituye en un hito por sus relaciones espaciales que genera en el ámbito urbano.

Su estado de conservación es de regular estado; se encuentra al servicio de oficios religiosos y puede ser visitada durante la semana.

Declarados Monumento Nacional, mediante Decreto Nº 936, del 16.11.84., del Ministerio de Educación.