DIETAS DISOCIADAS

Montignac

1. MONTIGNAC

Lo importante no es lo que se come, sino cómo se come, es el principio básico de la dieta de Michel Montignac. El es el gurú de las dietas disociadas, y su éxito radica en la combinación de los alimentos. Montignac diseñó un régimen que se basa en un concepto radicalmente opuesto al establecido por la dietética tradicional, es decir, a la suma y resta de calorías. Según este especialista francés, no engordamos por la cantidad de calorías que ingerimos, sino por un metabolismo defectuoso de los hidratos de carbono que forman parte de nuestra alimentación habitual. Por ello, propone una disociación de alimentos que se basa en un par de restricciones: no mezclar proteínas con hidratos de carbono, y consumir siempre la fruta con el estómago vacío. Es decir, en ayunas. Por lo demás, se puede comer de todo y en la cantidad que se desee.

LOS PRINCIPIOS
* No mezclar nunca proteínas (todas las carnes, menos la de cerdo; aves, leche descremada; huevos; yogur; quesos con menos de 30% de maateria grasa; pescados, mariscos y crustáceos) con hidratos de carbono y féculas (pan, pastas, pizza, arroz, cereales refinados, papas, zanahoria, castañas, maíz, sémola, alcohol, helados y postres dulces).
* Las legumbres (lentejas, garbanzos, porotos, arvejas) tampoco deben mezclarse con las proteínas.
* Las verduras pueden mezclarse con proteínas, con hidratos de carbono y con legumbres.
* Las frutas deben comerse siempre fuera de las comidas principales.
* Hay que evitar, sobre todo al comienzo del régimen, frutos secos y alimentos ricos en grasas (aceites, mantequilla, embutidos, tocino, carne de cerdo, quesos ricos en materia grasa, helados, chocolates, leche entera).

Menú base

Desayuno
* Huevos revueltos con una pizca de aceite, yogur natural.
* O macedonia de frutas no grasas, una infusión con endulzante.

Almuerzo
* Menestra de verduras, merluza al horno con ensalada.
* O colifor hervida, ternera asada con guarnición de verduras.
* O pasta al pesto, espárragos blancos con vinagreta.

Cena
* Menestra de verduras, 1/2 pollo asado con pimientos verdes.
* O consomé caliente, huevos al plato (con verduras).
* o ensalada de tomate y queso fresco con aceite de oliva y finas hierbas, pescado al horno o a la plancha.

Cuántos kilos se pierden
Aunque su duración puede ser indefinida, convirtiéndolo en un auténtico plan alimenticio, y no sólo de adelgazamiento, es durante el primer mes cuando los resultados se hacen más visibles. Promete la pérdida de un kilo por semana y, lo que es más importante, el mantenimiento del peso.

Pros y contras
Se trata de una dieta que es posible mantener durante toda la vida. Reduce el apetito de forma paulatina y acostumbra al organismo a comer poco. Propone menúes equilibrados, que aseguran un aporte correcto de vitaminas, minerales, hidratos de carbono, proteínas y grasas.

Favorece las digestiones, por lo que es especialmente adecuada para personas que padecen trastornos digestivos, como gastritis, aerofagia, estreñimiento, digestiones lentas y problemas intestinales.

 

Equilibrada

2. EQUILIBRADA

La propuesta de este tipo de dieta consiste en dar prioridad a un tipo de familia de alimentos cada día. O sea, un día dedicado a la carne, otro a los huevos, otro a las frutas, otro al pescado, otro a las verduras y otro a los productos lácteos, y así sucesivamente. Estas familias se reparten a lo largo de la semana, quedando el domingo como día libre para comer lo que se quiera, pero con moderación y sin caer en los alimentos expecialmente grasos.

Para beber, esta dieta sugiere agua, infusiones, té o café, aunque no se debe ingerir demasiado durante las comidas, sino, preferiblemente, entre horas. Por supuesto, el alcohol está prohibido.

Está permitido un máximo de tres terrones de azúcar al día, y se podrá añadir a los platos una cucharada sopera de aceite al día. En cuanto al pan, consumir poco (1 ó 2 rebanadas al día) y, mejor, integral.
Se prohíben las salsas, las grasas y los dulces.

Menú base
* Lunes: dedicado al consumo de carnes, evitando las especialmente grasas y los embutidos.
* Martes: dedicado a consumir huevos, preferiblemente pasados por agua, duros o a la plancha.
* Miércoles: dedicado al consumo de lácteos, como leche, yogur y quesos, siempre descremados.
* Los días restantes se dedicarán a pescados (jueves); frutas (viernes); y verduras y legumbres (sábado).
* El domingo es día libre.

Pros y contras
Según los especialistas, este régimen, que hace perder de dos a tres kilos por semana, puede llegar a provocar hipoglucemia, pérdida de masa muscular, anemia, envejecimiento prematuro y depresión. Esto, porque afecta las necesidades metabólicas y enzimáticas del organismo, porque le obliga a esfuerzos diferentes cada día.

¿A quién le sirve?
No es conveniente para todo el mundo, sino para personas totalmente sanas que quieran adelgazar varios kilos rápidamente. Por esto, no debe seguirse por más de una semana. Durante esta dieta es imprescindible tomar un suplemento de vitamina B. Consulte con su médico.